sábado, 24 de marzo de 2007

ESPASMO DEL ESCRIBIENTE

Es un término que ya forma parte de nuestro lenguaje cotidiano.

El espasmo del escribiente, es una distonía en la que se presentan contracciones musculares involuntarias en los músculos de la mano y el antebrazo, al inicio o durante la escritura.

Existen otras distonías de la mano que aparecen durante acciones específicas como escribir a máquina, tocar el piano, jugar al golf, etc.

Según la profesión del paciente este tipo de distonías pueden llegar a ser muy incapacitantes.

8 comentarios:

ramon dijo...

desde que tenia 17 años se me empezo a dificultar un poco para escribir, pero yo nunca sabia porque, quizas decia yo que a lo mejor me habia lastimado sin querer, y asi fue pasando el tiempo y se me dificultaba mas y mas para poder escribir y ya no solo eso si no tambien para poder sujetar las cosas como: lavarme los dientes, peinarme, agarrar un vaso de agua, agarrar la cuchara para comer la sopa en fin.. acudi a neurologia en el año de 1988 u 89 y en ese entonces me dijeron que se trataba de esclerosis multiple y me recetaron cortizona , dure como tres años tomand el medicamento y nunca vi mejoria al contrario empece a embarnecer , deje de acudir al doctor y lo deje por un tiempo, despues de 5 años acudi nuevamente y me explicaron que se trataba de distonia del escribano y me estan aplicando toxina botulinica desde hace tres o cuatro años aproximadamente, hay moentos en que no le atinan al musculo porque siento luego luego si mejora o no mi temblor, actualmente tengo 41 años .
espero que mis comentarios les sea de utilidad

saludos

me va a ser util esta pagina que uds. estan publicando y actualizando
felicidades

ramon sanchez montaudon

marla dijo...

quisiera saber mas de esto, porque yo tambien desde hace 13 años padezco de lo mismo, y hay dias que me cuesta escribir mas que otros dias,,,

marla dijo...

quisiera saber mas de esto, porque yo tengo 13 años de padecer lo mismo y hay dias que me cuesta escribir mas que otros dias, tengo que buscar la forma de como agarrar el lapicero o colocar la mano, y eso me desespera y me da tambien pena por mi trabajo
gracias

Sebastián Sáenz dijo...

En curioso y triste al mismo tiempo, porque yo padezco esta enfermedad desde los 23 años. Comparto con ustedes esta historia: El primer día sentí un adormecimiento en la mano, fue cuando me senté a la mesa a escribir, estaba haciendo demasiado calor y cuando tomé el lapicero para tomar apuntes, sentí como me temblaba la mano y comenzé a sentir un escalofrío en la espalda. El caso se fue complicando a tal punto, que la mano derecha se rehusaba a tomar el bolígrafo. Me sentía muy triste, desorientado, desubicado, en fin, ni para que decir cómo estaba mi alma de dañada y totalmente destrozada, simplemente porque no podía escribir. Bien, el caso fue que tuve que ir donde el médico para que me valorara y el ignorante me dijo que se esto se debía porque yo no tenía novia, ¡vaya, que respuesta más miserable!. Tuve que optar, luego, por la escribir con la mano izquierda, lo cual me funcionó, pero por poquito tiempo, porque el problema se trasladó para esta mano, y ya, ni con la una ni con la otra. Me daba mucha pena en el trabajo y no podía tomar los apuntes en la universidad. Hoy, han pasado 27 años y todavía padezco de este desorden neuroloógico, pero es menos, porque he recibido tratamiento, primero con clonazepan y ahora estoy recibiendo toxina botulímica, lo que me ha permitido aflojar la mano, pero escribo muy despacio, pero no logro hacerlo con largos textos, toda vez que la mano se me resiente demasiado. Les dejo mi historia y espero que les haya servido de algo, igual desería conocer si hay más casos como como este, pues no he logrado conocer personalmente a nadie que sufra del espasmo del escribiente.
En primera instancia, tuve que aceptar que era víctima de este padecimiento para hacerme la vida más fácil, más llevadera y seguir siendo feliz, porque no podía permitir que esto me doblegara, menos que me derribara y que mis sueños y esperanzas, para un mañana mejor, se vieran obscurecidas por algo que hoy le llamo: "desorden neurólogico que padezco y simple y sencillamente no puedo escribir, es todo".
Saludos a todos y muchas gracias.

Sebastián Sáenz dijo...

En curioso y triste al mismo tiempo, porque yo padezco esta enfermedad desde los 23 años. Comparto con ustedes esta historia: El primer día sentí un adormecimiento en la mano, fue cuando me senté a la mesa a escribir, estaba haciendo demasiado calor y cuando tomé el lapicero para tomar apuntes, sentí como me temblaba la mano y comenzé a sentir un escalofrío en la espalda. El caso se fue complicando a tal punto, que la mano derecha se rehusaba a tomar el bolígrafo. Me sentía muy triste, desorientado, desubicado, muchas veces lloré a solas en mi habitación, otras veces me daba demasiada rabia, pensando que era que la mano estaba mal educada porque no quería hacer caso, no sabía cómo hacerla que escribira, por más que lo intentaba, los músculos se volvían más rígidos, totalmente contraídos, sentía, para que se den una idea, como cuando un caracol se encoje más y más, así, literalmente estaba mi mano, encogida totalmente, pero se liberaba cuando soltaba el instrumento de escritura. Tuve, en el transcurso de estos años, ideas suicidas, demasiadas pensamientos ilógicos y sin sentido
En en fin, ni para que decir cómo estaba mi alma de dañada y totalmente destrozada, simplemente porque no podía plasmar por escrito lo que deseaba. Bien, el caso fue que tuve que ir donde el médico para que me valorara y el ignorante me dijo que se esto se debía porque yo no tenía novia, ¡vaya, que respuesta más miserable!. Tuve que optar, luego, por la escribir con la mano izquierda, lo cual me funcionó, pero por poquito tiempo, porque el problema se trasladó para esta mano, y ya, ni con la una ni con la otra. Me daba mucha pena en el trabajo y no podía tomar los apuntes en la universidad. Hoy, han pasado 27 años y todavía padezco de este desorden neuroloógico, pero es menos, porque he recibido tratamiento, primero con clonazepan y ahora estoy recibiendo toxina botulímica, lo que me ha permitido aflojar la mano, pero escribo muy despacio, pero no logro hacerlo con largos textos, toda vez que la mano se me resiente demasiado. Les dejo mi historia y espero que les haya servido de algo, igual desería conocer si hay más casos como como este, pues no he logrado conocer personalmente a nadie que sufra del espasmo del escribiente.
Lo más desalentador era que, para entonces estaba demasiado joven y me encontraba en la universidad, pensé que esto me iba a obligar a dejar los estudios. Me retiré por unos años de la universidad, mas tiempo después retomé los estudios y pude concluir, con demasiada dificultad y sufriendo durante la estancia en el centro de estudios.
Lo extraño es que se trata únicamente con la escritura, el resto si lo puedo hacer, caso raro, ¿cierto?
En primera instancia, tuve que aceptar que era víctima de este padecimiento para hacerme la vida más fácil, más llevadera y seguir siendo feliz, porque no podía permitir que esto me doblegara, menos que me derribara y que mis sueños y esperanzas, para un mañana mejor, se vieran obscurecidas por algo que hoy le llamo: "desorden neurólogico que padezco y simple y sencillamente no puedo escribir, es todo".
Saludos a todos y muchas gracias.

Jorge dijo...

Tengo 61 años, buena salud pero padezco de esta enfermedad (espasmo del escribiente) supuestamente neurologica, desde hace 13 años, me salta la mano cuando escribo con movimientos hacia la izquierda lo que me dificulta enormemente escribir a determinadas horas del dia, debo firmar un promedio de 50 cheques diarios, pero solo me es posible en horas de la tarde porque en la mañana se acentua el problema hasta el punto que no puedo escribir de ninguna manera. Despues de intentar la aplicación de Bootox, en dos oportunidades fallaron el punto exacto de aplicación y la mano se me torcio durante 3 meses y tuve que recuperarla haciendo fisioterapia, no lo intenten con el uso de Bootox (Toxina Botulinica), despues de esto aprendí a escribir con la mano izquierda, pero despues de un tiempo (3 meses),empesé a esconder la mano derecha porque cuando escribía con la izquierda, la mano derecha me empesaba a saltar sola, realmente es deprimente por la impotencia que se siente al no poder controlar un movimiento involuntario como este y lo peor es la verguenza que se siente ante los demas en especial cuando estas en reuniones de negocios o cuando tratas de llevar la cuchara a la boca con la mano derecha, tengo que cambiar de mano porque algunas veces me empieza a temblar. Lo curioso de todo esto, es que ni he sido ni soy alcoholico ni drogadicto, soy una persona sana y todo esto me comenzo a raiz del secuestro de mi hija hace 13 años despues de momentos de grandes angustias que finalmente se resolvieron, pero no consigo la relación de esta enfermedad neurologica con el problema vivido, pero despues de consultar y seguir todo tipo de tratamientos con neurologos, lo unico que me alivia a niveles tolerables, es el uso de Omeoprazoles (Protectores gastricos) que lo tomo uno al dia de 40mg a primera hora de la mañana, aunque no sufro del estomago, pero lo uso porque me reduce al minimo el problema del espasmo del escribiente. Espero que mi experiencia les sirva de ayuda a alguien mas que padece y entiende de lo que yo estoy hablando, porque solo comunicando nuestras experiencias podremos conseguir algun dia un medicamento que nos ayude, porque realmente estamos solos con nuestro problema a pesar de ser una enfermedad mas comun de lo que nos podemos imaginar. Animo y Felicidades.
Jorge Carrero N.

unauvadulce dijo...

Tengo 51 años y hace 24 años sufro de lo que mi medico me diagnosticó como mal del escribano, un día de pronto empecé a escribir mal, pensé que al día siguiente se me pasaría, pero... cual fue mi desilusión cuando pasaron los días y sentía mi mano pesada como torpe, el lapicero se me escapaba de entre los dedos y esto me empezó a desesperar y lo peor es que en mi casa nadie me creía ni me entendía, hasta que consulté al medico general, me remitió a donde la psicóloga, y comenzó a interrogarme sobre que si había tenido problemas en mi niñez etc, etc, yo tuve una infancia feliz gracias a Dios, le comenté el problema a otro médico y me remitió a donde el neurólogo, me realizó unos exámenes y me dijo que estaba bien, me dijo que era ansiosa y me recetó unas pastillas para la ansiedad que lo único que hacían era producirme sueño, me remitieron a fisiatría y el doctor me dijo que padecía el mal del escribano, que esta era una patología rara que el conocía dos casos y con el mio tres, que de esto no me iba a morir pero que era una condición incomoda que alteraba mi vida y que no me dejaba funcionar al 100%, entonces me remitió a fisioterapia para habilitar mi mano izquierda y hacer terapias en la derecha, fui por unos días pero no seguí asistiendo por falta de tiempo, por mi propia cuenta aprendí a escribir con la izquierda pero mi mano derecha es algo envidiosa porque empieza a saltar y a realizar movimientos involuntarios como señales de protesta, soy odontóloga, y tengo que trabajar todos los dias con las manos obviamente, yo tomo el instrumental con los tres dedos con los que sujeto el lapicero y afortunadamente puedo hacerlo, siempre he podido hacerlo y me desempeño bien, yo tenía letra bonita, a raíz de esto hay días en los que hago una letra espantosa con la mano derecha y tengo que pasarme a escribir con la izquierda, por fortuna para formular, para diligenciar la historia clínica etc. cuento con medio como el computador que me permiten escribir, pero yo le pido a Dios casi todas las noches que pueda encontrar una cura para esta enfermedad; puedo escribir unos diez renglones con letra clara y bonita pero no puedo escribir hojas y hojas de cuaderno como lo hacía antes.
Si alguien sabe sobre algún medicamento natural le pido el favor de compartirlo con los que padecemos este mal.

david turrisi dijo...

Fuí flautista, digo fuí porque la distonía del escribiente controla mi mamo izquierda por lo que no puedo sostener el instrumento. En principio me diagnosticaron tunel carpiano. luego, bien diagnosticado el dr me dió pregabalina que me ayudó en un 50 % pero con efectos secundarios. hoy toco el saxo y el piano y el dedo se levanta igual. me gustaría probar con botox. llevo 10 años con esto.escucho recomendaciones